Socialismo Revolucionario, 
Comité por una Internacional de los Trabajadores en el estado español

¿QUIÉNES SOMOS Y QUÉ DEFENDEMOS?

Vivimos tiempos de grandes cambios, de agotamiento y descomposición del régimen de 78, y el surgimiento de luchas populares, obreras y sociales sin precedentes desde la Transición. Unidos en el grito de “Pan, trabajo, techo, y trabajo con derechos”, millones de personas se han movilizado durante los últimos años. Y estos millones de personas empiezan a darse cuenta de que ese sistema, este régimen caduco, es incapaz de contemplar la satisfacción de estas reivindicaciones tan básicas.

Lógicamente, las luchas y movimientos que se dedican a la lucha contra la miseria social impuesta por este sistema necesitan dotarse con un programa de transformación, de ruptura con este mismo sistema. Pero por este programa, hace falta luchar.

Socialismo Revolucionario es un nuevo colectivo en el estado español, que forma parte del CIT, una organización mundial con presencia en unos 50 países en todos los continentes. Luchamos para construir movimientos revolucionarios de masas en todos los países, y colocar políticas revolucionarias en primera línea de los movimientos de hoy día.

Somos activistas de los movimientos sociales, sindicalistas, militantes de izquierdas, feministas, ecologistas y luchadores por la paz y los derechos LGTBI, unidos por la convicción de que solo un cambio de régimen y de modelo económico, social y político puede lograr una solución global y duradera a los problemas de la sociedad. 

Más allá de pronunciamientos abstractos, luchamos para llevar a cabo nuestras demandas y programa y hemos conseguido victorias importantes a nivel internacional. La victoria de la lucha en Seattle, EE.UU, por un salario mínimo de 15 dólares por hora, liderada por la concejala del CIT, Kshama Sawant, muestra que con métodos militantes y un programa revolucionario, se puede ganar. Nuestra organización en Gran Bretaña, “Militant”, organizó y lideró la lucha que derribo a Margaret Thatcher - el boicot de millones de personas de la "poll tax". En Irlanda, hemos conseguido elegir diputados y eurodiputados revolucionarios que han servido para organizar la revuelta social fuera de las instituciones. También contamos con miles de militantes heroicos que luchan en condiciones de miseria extrema, frente a regímenes brutales o en un contexto de descomposición social, como en Pakistán, Sri Lanka, China, y Nigeria entre otros.  

Creemos que hace falta una organización que aplique estos métodos exitosos en el seno del movimiento de masas y de izquierdas en el estado español, integrada a la lucha por un mundo mejor, verdaderamente socialista.

Si estás de acuerdo con nuestras ideas y planteamientos, únete hoy a nuestra lucha.

Foto: Juanjo Zanabria Masaveu / Flckr



PROGRAMA FRENTE A LA CRISIS DEL RÉGIMEN DE 78

¿Qué proponéis para salir de la crisis?

- Un programa masivo de inversión pública para la creación de puestos de trabajo con condiciones dignas, y socialmente útiles, como en los servicios de sanidad, educación y dependencia y la recuperación de la economía productiva.

- La reducción de la jornada laboral a 35 horas sin pérdida de salario para repartir el trabajo. La reducción de la edad de jubilación a los 60 años.

- Empleo digno y de calidad. La retirada de las reformas laborales de la patronal (la del PSOE también). Subida del salario mínimo hasta niveles de un salario digno.

- Dignidad para los parados y pobres. Derecho universal para todos los desempleados de prestaciones dignas sin fecha de caducidad.

- Retirada de todos los recortes

- Una sanidad y educación pública, gratuita y de calidad

Pero, ¿eso no es una locura? ¿Cómo se iba a financiar todo esto?

En primer lugar, ya se ha demostrado que las políticas de austeridad no ayudan a tratar la crisis. Las políticas de recuperación del empleo y de niveles de vida, son un elemento fundamental del crecimiento económico.

Segundo, se está despilfarrando cantidades inimaginables rescatando a los beneficios de los banqueros y pagando la “deuda” publica ilegítima - 100 millones diarios solo en intereses. Por el contrario, para salir de la crisis tienen que financiar la salida de ésta quienes la han causado: los ricos.

Así, junto con políticas genuinamente socialistas, se pueden tomar los primeros pasos para una reconstrucción de la economía y la sociedad para eliminar la espiral de crisis y retrocesos sociales. En concreto, se plantea:

- La paralización del pago de la deuda publica

- La implantación de fuertes impuestos a las grandes fortunas y a las reservas y beneficios de las grandes empresas

- La nacionalización de la banca y del sector financiero bajo el control democrático de los trabajadores y de la sociedad. Esto permitiría la creación de un instrumento que ponga al servicio de los trabajadores miles de millones de euros. Además, el parque de centenas de miles de viviendas vacías de los bancos se podría utilizar para garantizar el derecho a la vivienda mediante un plan de vivienda social.

- La nacionalización de las grandes empresas y de los sectores estratégicos de la economía para poner en marcha un plan de producción con el objetivo de poner los beneficios al servicio del gasto público.

- La elaboración democrática de un plan económico para cumplir las tareas urgentes planteadas arriba.


Pero, estas medidas, ¿son realmente posibles? ¿no nos echarían del euro?

Podemos ver que los mismos capitalistas están llevando al euro y la UE hacia la fragmentación. Como se evidencia en Grecia, nos piden soportar cada vez más miseria bajo la excusa de “quedarnos en el euro”, cuando ellos lo condenan al fracaso con sus políticas. Los capitalistas que dirigen la UE no tendrán ningún problema en echar del euro y de la propia UE a aquellos estados que ya no consideren necesarios para seguir con su proyecto imperialista, evidentemente, después de haberlos sangrado lo máximo posible. Nuestra respuesta tiene que ser: ¡el euro no vale nuestras vidas! No al chantaje de la camisa de fuerza que es el euro capitalista.

La implementación de políticas a favor de la mayoría, como las arriba expuestas, en cualquier país, tendría un gran impacto en todo del continente, sobre todo en la “periferia” de Europa (Irlanda, Portugal, Italia, Grecia) donde los trabajadores y jóvenes sufren los mismos problemas y afrontan las mismas luchas.

Partiendo de esta de esta lucha internacional, se puede pelear por una alternativa:

- Una banca nacionalizada bajo control democrático permitiría implementar controles de capital, es decir, prevenir la exportación de riqueza de los bancos y del país. Hay muchos precedentes históricos de esto.

- Una coordinación de las luchas a nivel europeo dentro de un plan continuado de acciones y huelgas coordinadas. ¡Hacia la huelga general europea!

- Formar parte del euro no merece la destrucción de nuestras vidas. Si implementar políticas a favor de la clase trabajadora supone ser expulsados del euro, llamaremos a los trabajadores de toda Europa a formar una confederación alternativa de países socialistas democráticos, en la que mandarán los intereses del pueblo.

- ¡Por una confederación voluntaria y democrática de países de Europa, basada en la planificación democrática de la economía europea!

Frente único, Gobierno de los trabajadores y Socialismo

En nuestra opinión, un programa así refleja las necesidades políticas centrales para la búsqueda de una salida de la situación actual. Por eso, luchamos para llevarlo a cabo, y lo planteamos para que todas las organizaciones de izquierdas y de los movimientos sociales - tanto Podemos, como IU, CUP, Bildu, la PAH etc. - y del movimiento obrero lo puedan considerar. Por supuesto, los partidos de la derecha y de los mercados (PP, PSOE, CIU, PNV,...) no lo van a llevar a cabo, lo que supone una lucha por un gobierno para imponer políticas que reflejen nuestros intereses: ¡Sólo un gobierno de los trabajadores puede implementar políticas socialistas! Ha llegado la hora de que la izquierda luche por un programa así, interviniendo en los movimientos y mostrando el camino hacia una sociedad distinta: un socialismo revolucionario y democrático.

¿Y sobre Catalunya? ¿Estáis por la ruptura de España?

La cuestión nacional siempre ha sido un dolor de cabeza para el capitalismo español, que siempre se ha basado en la negación de los derechos democráticos de los diversos pueblos nacionales, principalmente el vasco, el catalán y el gallego, que componen el estado. Por más que lo hayan intentado, mediante la represión durante el franquismo, o el modelo de "autonomías" después de la "Transición", los capitalistas nunca han podido resolver este problema. Nos toca a los trabajadores hacerlo, mientras luchamos para superar este capitalismo podrido, luchando a la vez por los derechos nacionales y democráticos de los pueblos, tanto por el derecho a la autodeterminación hasta el punto de la independencia, como por la unidad del pueblo trabajador al nivel internacional:

- Por el derecho a la autodeterminación de Catalunya, Euskal Herria, Galiza y todos los pueblos, hasta el punto de independizarse si es su deseo mayoritario

- Ninguna confianza en la burguesía de ninguna nacionalidad. La clase obrera tiene que liderar el movimiento por los derechos nacionales. CiU, ERC, PNV, CC, etc. no harán nada más que traicionarnos una y otra vez.

- Unifiquemos la lucha nacional con la lucha de clases para superar el capitalismo. Solo el socialismo puede resolver la opresión nacional.

-  Por la unidad de la clase trabajadora en lucha. Por un frente único de las organizaciones obreras y movimientos sociales que defiende el derecho a la autodeterminación en el marco de una lucha unida para superar el capitalismo.

- Por una confederación, libre y voluntaria, de los pueblos de la península ibérica, como parte de una federación socialista europea y mundial.


Pero no toda la opresión es económica o centralista...

Socialismo Revolucionario es consciente de que el capitalismo utiliza todo tipo de excusas (sexo, religión, raza, nacionalidad, etc.) para dividir a la clase trabajadora, tanto dentro del estado español como internacionalmente, y compartimentarnos en grupo que luchen y compitan entre sí en lugar de luchar por el derrocamiento del capitalismo y la creación de una nueva sociedad.

Además, la explotación y la opresión no son solamente económicas y materiales. Por eso también defendemos:

-        Fin de la monarquía al ser una institución dinástica y no democrática.

-        La igualdad económica y laboral entre hombres y mujeres: a igual trabajo igual salario, pensiones mínimas dignas (que afectan sobre todo a las mujeres), no a la discriminación en el ámbito laboral por el hecho de ser mujer, estar embarazada o formar una familia.

-        No a la feminización de los cuidados. La gran inversión en servicios públicos (ver arriba) debe apuntar a la socialización de los cuidados que se realizan tradicionalmente en el hogar y muy mayoritariamente por las mujeres. Esto implica la extensión y mejora de servicios públicos como a los dependientes y la sanidad pública, pero también mejoras en educación obligatoria, servicio de guarderías gratuitas, etc.

-        ¡Aborto libre, público y gratuito! Derecho a optar a ser madres o no, cuando y con el número de hijos/as que queramos. Ningún recorte a la ley actual del aborto, sino extensión de los servicios de interrupción voluntaria del embarazo a toda la sanidad pública. Verdadera educación sexual en todos los tramos educativos. Anticonceptivos gratuitos y accesibles a través de la sanidad pública. Fin de los recortes a la fecundación asistida pública, incluyendo plenos derecho de acceso para todas con independencia de nuestra opción sexual o estado civil.

-        No a la discriminación por razón de identidad u orientación sexual, incluyendo en los ámbitos educativo y sanitario. Promoción de la salud y educación afectivo-sexual y lucha contra las ETS.

-        Trabajo, techo e igualdad en derechos y en servicios públicos (especialmente en la sanidad pública), para todas las personas residentes en el estado español, con independencia de su país de origen o situación administrativa.

-        Fin de los acuerdos entre el estado español y el Vaticano. Ninguna religión debe tener relación especial con el estado ni privilegio económico, junto con libertad religiosa individual. Educación pública y laica.


LA BRECHA

Periódico/revista bimensual de SR. Ayúdanos a difundir las ideas del socialismo revolucionario e internacionalista.